La tiranía de la inmunocracia

Desbordados. Así se encuentran las fuerzas policiales con los menores de 15 años. Cualquier descampado les sirve para hacer botellón o para celebrar una rave, por no hablar de su costumbre de magrearse en los los parques sin mascarilla. Hacen lo que les da la gana. Ya son los mayores consumidores en bares y restaurantes, sobre todo los más pequeños; los bebés no paran de pedir cubatas, cantando de forma incívica propagando aerosoles! La prueba evidente es que ya están a la cabeza de España en contagios, alimentando la cepa británica, muy conscientes de que sobre ellos apenas tiene efectos.

Es de un egoísmo descorazonador; mientras el resto de la sociedad se está esforzando en bajar los contagios, ellos no paran de torpedear la bajada de la incidencia con su nefasto comportamiento. El caso de Almería y provincia tiene totalmente desconcertados a sus ciudadanos, que asisten atónitos a como cada finde abarrotan las colas de los supermecados con sus botellas de ginebra y vodka sin ruborizarse lo más mínimo.

Especialmente descarados son los de 8-9 años. Se creen que porque están a punto de celebrar la primera comunión ya se van a librar de todos sus pecados. Vean cómo avanzan en otras provincias similares.

Desde estas páginas nos hemos hartado de denunciarlo. Ya el 14 de abril acudimos a la Fiscalía superior de Andalucía, con el sindicato Docentes por la Pública, para denunciar que no se estaban tomando las medidas necesarias. La respuesta fue que no tenía competencias para obligar a la Administración a tomar medidas. Ante tanta incompetencia, España va por peor camino:

Incluso si separamos Madrid y Andalucía del resto de España, podemos advertir que cuanto más baja es la incidencia, más sobresale el mal comportamiento de los canijos:

Más de la quinta parte de los contagios!!! ¿Hasta dónde van a llegar las consecuencias de este desmán? Están multiplicando de forma exponencial una nueva cepa que nos matará a los demás. ¿Será su maléfico plan para apoderarse del país? Como ustedes sigan sin actuar, tendrán que asumir las consecuencias.

Portugal y Reino Unido tomaron medidas a tiempo. No verán nada parecido en sus históricos de contagios; datos de R.U. y Portugal

Prepárense para vivir de rodillas. La inmunocracia está cerca de apoderarse de este país, incapaz de darle un buen cachete a sus vástagos.