Datos del 22f: Nuestro esfuerzo a la basura

Una pena. El comportamiento ejemplar de la gente, el sacrificio de tantos negocios andaluces… da la sensación de que podríamos vencer al virus como los chinos o los australianos. ¡Qué bajada en los contagios! Pero alguien decidió que era mejor ir cocinando un reservorio de cepas, y no precisamente en unos laboratorios.

He llegado a escuchar que la culpa es de los padres, que los llevan a jugar al parque juntos. Al final, que no os quepa la menor duda de que cuando estallen esas cepas que cultivamos… volveréis a ser los irresponsables de siempre, y esa pequeña zapatería de barrio tendrá que volver a cerrar porque supone una grave amenaza para nuestras vidas.

¡Qué lujo es ser político en este país lleno de palmeros agradecidos!