Metodología

 

                                       METODOLOGÍA

       EN LOS VÍDEOS

    El objetivo de los vídeos es reflejar todos los procesos matemáticos en su correcto orden. En Matemáticas, muchos procesos no se realizan de izquierda a derecha, que es como nos enseñan a leer, a escribir, a interpretar toda la información que nos rodea, casi a pensar, por lo que son sumamente difíciles de asimilar por los alumnos cuando se les presentan en formatos estáticos. Con ayuda de los vídeos se superan todas esas barreras, a la vez que es un formato sumamente atractivo para los alumnos, con el cual han convivido desde su nacimiento.

    Se pretende sumar al potencial de la memoria fotográfica, el de la memoria “videográfica”. El alumno podrá ver a su profesor realizar el procedimiento tantas veces como quiera, enriquecido con los recursos gráficos que aporta la tecnología actual. Permite al alumno preguntarle al profesor el minuto y el segundo exacto del vídeo donde tiene una duda o se ha perdido, si necesitase verlo en otra ocasión.

    Todos los vídeos están elaborados desde un entorno familiar al alumno, con situaciones aplicables a la vida real, con el fin de trabajar todas las competencias básicas que contempla la ley. En los vídeos se ha tratado de erradicar todas las fórmulas innecesarias para sustituirlas por procedimientos lógicos significativos para el alumno. De la misma forma, se evitan muchas definiciones formales innecesarias, tan poco significativas para un adolescente.

    Todos los conceptos se introducen desde ejemplos o problemas prácticos, que sean lo más cercanos al alumno como sea posible. Incluso se ha tratado de forma minuciosa toda la parte del dibujo técnico que está ligada al ámbito matemático. Cada vídeo es un documento vivo, que puede ser cambiado, adaptado, o enriquecido, en cuestión de horas, en función de las necesidades que se observen en el aula.

    Todos los vídeos serán facilitados a los alumnos en soporte digital, con sus relaciones de ejercicios, para que los alumnos no dependan de tener conexión a internet. En cada cambio de escenario o secuencia se ha introducido una señal de peligro que avisa al alumno segundos antes, con el objetivo de que el alumno pueda pausarlos el tiempo que desee, acorde a su velocidad de asimilación.

    Y además, permite al alumnado y al profesor tener a mano todo el material trabajado hasta el momento, de la misma forma que se aprendió-enseñó en su día, en un formato que ni pesa, ni se arruga, ni envejece. Toda una videoteca matemática a la que puede acceder cualquier persona, que podrá aprovecharla siempre que domine las cuatro operaciones básicas con números naturales, y que puede acompañar al estudiante el resto de su vida académica.

       EN EL AULA

    Los vídeos son presentados en el aula por partes, y cada parte va asociada a una serie de ejercicios o problemas. Durante la presentación de cada parte, el profesor enriquece el vídeo con más explicaciones y ejemplos.

    A lo largo de la corrección de los ejercicios, los alumnos solo podrán usar un bolígrafo o rotulador rojo. El objetivo es que cada ejercicio sirva para que el alumno localice al menos un error, con el fin de que aprenda de él. Si el alumno no ha cometido ninguno, solo queda felicitarle.

    Una vez se haya resuelto el ejercicio en la pizarra, los alumnos tendrán unos minutos para copiarlo. En ese espacio de tiempo, el profesor aprovechará para aclarar dudas y para reflexionar con los alumnos sobre los errores cometidos. Si el profesor observa que determinados errores se repiten demasiado, tendrá la oportunidad de modificar el vídeo, añadir algún ejemplo que trabaje ese concepto, o cualquier otra mejora deseable. Se trata de convertir la corrección de las tareas en una fuente de alimentación mutua entre el profesor y los alumnos.

       EN LAS TAREAS

    Los alumnos tienen dos vías para realizar las tareas, que pueden combinarse, lo que sería deseable.

    – Investigación: Tras ser presentada una parte del vídeo, el alumno recurre a los resúmenes (unas pocas hojas que recogen pantallazos de los vídeos, y que conservan el mismo formato aunque sea estático), y se valen de los ejemplos que aparecen para resolver tareas similares o más complejas. Algunos alumnos aseguran que jamás vuelven a recurrir al visionado de los vídeos después de presentarse en el aula, se divierten más optando por esta vía, y suelen obtener los mejores resultados.

    – Reconocimiento: El alumno vuelve a visionar esa parte del vídeo en su casa hasta consolidar los procedimientos, para afrontar la realización de las tareas que se proponen.

    El hecho de mantener siempre el formato, y observar la misma explicación, no es fortuito. Se trata de recurrir a la memoria gráfica del alumno, una herramienta muy potente en niños y adolescentes, y que vamos perdiendo mientras crecemos. Y reactivamos esa potente herramienta con la “evocación” constante (algo parecido a cuando vemos una película por segunda vez, de la que no recordamos mucho, y conforme avanza vamos reconociendo su trama, su final, sus escenas…).

    Se trata de compensar cualquier dificultad que tenga el alumno para asimilar procedimientos matemáticos o razonamientos abstractos, con la capacidad que tenga para memorizar procesos, imágenes, escenas, etc. La homogeneidad del formato es totalmente intencionada, y puede acompañar el resto de su vida al alumno, para que la “evoque” (active su recuerdo) cuando se le presente cualquier laguna en un futuro, o tenga la mínima duda.

aaa temporalizacion

     Aquí pueden ver un resumen del proyecto.

    Pueden consultar en la página 133 de la agenda las fechas y las notas de los exámenes de sus hijos.