El detalle final

Ahora que ya parece que vemos el final de esta tortura, me gustaría recalcar un detalle. Habrán visto todos ustedes que recientemente todos los medios han publicado que la mayor incidencia en España la tenemos entre los niños, lo cual parece normal, casi justificado, ya que aún no se han vacunado.

Si usted no leyó esta web en febrero de 2021, no sabrá que ocurrió exactamente lo mismo durante todo ese mes. Ningún medio lo publicó, y todavía no me lo explico. Entonces no había nada que justificase tal disparate, tan solo la alta transmisión que sufríamos en las aulas. Yo intenté advertir a la población, a los medios, a los departamentos de salud de cada comunidad, de España, al defensor del pueblo… Sus respuestas fueron tan sórdidas como sus silencios. Todo fue en balde. En este blog quedó todo recogido, y así quedará mientras viva. Si bucean hacia abajo, podrán observar en orden cronológico cómo lo documenté.

La losa que hunde España

Ahí la ven, de 40×40, es la losa que separa y condena a las familias de la clase de mi hija, cinco horas diarias. Hoy no se movía el aire, por cierto. Esos son los 1,20 metros prometidos. Podría haberme quejado a la maestra, pero ella es la primera víctima de esta mentira.

Esa es la losa que hunde los negocios, que nos obliga a estrangularlos a restricciones cuando sube la incidencia, cuando deciden que 200 muertes diarias no molan tanto.

Ya sabemos que ni habiendo riesgo de muerte, ni jugándonos miles de empleos y billones de euros… se bajará la ratio. Nunca pudimos ganar tanto invirtiendo en Educación, nunca.

Es curioso el estruendo que se forma en un edificio si se infectan tres familias distintas. Lógico, pensamos con razón que están vinculados, porque la probabilidad de que no haya conexión es ínfima. Nos ponemos alerta e investigamos cómo pudo ocurrir.

Sin embargo, cuando eso mismo pasa en un aula, es increíble el fervor de mucha gente asegurando que no existe conexión, que todos los contagios vienen de fuera y no existe relación alguna. Es algo místico, casi religioso.

Esa probabilidad se puede calcular con una sencilla binomial. Es un bonito ejercicio cuyo resultado depende de la incidencia y del número de componentes de cada familia. Siendo muy generosos, con una incidencia muy alta, la probabilidad es de 1 entre 30.000 de que no haya conexión en los contagios. Los del edificio no están locos, ni mucho menos. La locura es lo otro, y ocurrió el año pasado con una frecuencia increíble.

Nunca quedó tan patente que ahorrar en educación conduce a la pobreza

Si nos vamos a saltar en las aulas todas las normas existentes de aforo, dejemos la hipocresía a un lado para que pueda “respirar” la gente. Basta ya de pedir prudencia cuando ellos no se la aplican. Basta ya de estrangular la economía!

Con el paso del tiempo tendremos más evidencias científicas del disparate que hicieron nuestras “autoridades”, que se limitaron a negar los contagios escolares mientras asfixiaban la economía:

Los menores de 14 años contagiados provocan gran parte de los brotes familiares

Todo lo que aparece en dicho estudio coincide con las evidencias detectadas en España, recogidas en este blog, donde cada subida de los contagios de menores desencadenaba  una subida de la curvatura y de los brotes familiares (eufemismo donde casi nunca se investigaba la fuente original). En la denuncia a la Fiscalía del 14 de diciembre de 2020 ya se advertía de que el contacto con los menores era imprescindible, lo que supone un riesgo añadido.

Solo una comunidad cumplió con el protocolo escolar que se estableció en agosto. El resto de España se condenó a la ruina desgraciadamente.

🔥🇪🇸🔥

Cuesta pensar que se repitan las restricciones económicas el próximo año, pero con tanto político sabio y tantos comités de expertos…

Hubiese sido muy sencillo copiar la política sanitaria de la comunidad que estaba funcionando correctamente, como tantas veces se le rogó a nuestras autoridades en Andalucía. Pueden atestiguarlo Ampas y todas las asociaciones de Hostelería.

Photo by Sebastian Voortman on Pexels.com

Una comunidad apostó por los pubs, las discotecas y las aulas llenas de contactos estrechos, y ahora el resto de España tiene que aguantarse

Supone una ruina para el sector principal de este país. El caso es que el 7 de mayo Andalucía no andaba tan mal, por debajo de la media nacional en incidencia, fruto de insufribles restricciones. Pero fue ganar Ayuso y se pensaron que abrir las discotecas los llenaría de votos.

enlace

Pero ahora…

Solo puedo reiterarme en lo que dije el 8 de mayo:

IROS A LA M…

No me equivoqué en nada